Las Reales Fábricas de Sargadelos

Hace más de dos siglos que un ilustrado galaico-asturiano llamado Antonio Raymundo Ibáñez -a quien el pueblo y los primeros historiadores hicieron Marqués de Sargadelos- fundó en los alrededores de la localidad orensana de Sargadelos un complejo industrial modélico para su época.

Azud de las fábricas de Sargadelos

Se trataba, ni más ni menos que una una de las primeras siderurgias integrales de España, que su corta vida se dedicó principalmente a la producción de material bélico, junto con los potes de tres patas que tan populares se hicieron en Galicia.

También en los primeros años del siglo XIX creó la fábrica de cerámica que ha perdurado hasta nuestros días y que en sus comienzos introdujo -entre otras innovaciones- el decorado mecánico.

Estos prometedores comienzos se truncaron prematuramente en 1809, cuando una masa que -según se dice- fue azuzada por los caciques y clérigos de la zona, lincharon a Ibáñez y lo arrastraron por las calles de Ribadeo.

azud desde su coronación

Pese a todo, sus fábricas continuaron trabajando hasta 1875, y de ellas aún perdura la famosa fábrica de loza que lleva la misma marca y puede visitarse en sus nuevas instalaciones de Cervo y Sada.

Fábrica de Loza

En su emplazamiento original perduran unas impresionantes y evocadoras ruinas que configuran uno de los más bellos paisajes de la zona. Destaca especialmente el «paseo de los Enamorados que va desde la fábrica de loza hasta el azud que derivaba el agua hacia las fábricas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *